twittersms1
SMS API

Diferencias entre realizar marketing digital a través de twitter o a través de SMS.

May 22, 2017
Diferencias entre realizar marketing digital a través de twitter o a través de SMS.
Valora esta publicación

Para saber que es lo que más te conviene realizar en marketing digital, tienes que valorar cada opción y sus costes por efectividad.

Según las estadísticas, consultamos nuestros perfiles en las redes sociales una media de 20 veces al día. De ahí que la gran mayoría de las empresas se lancen a preparar estrategias de marketing a través de las mismas, para ofrecernos sus productos y servicios elevando la posibilidad de conversión.

Twitter es una de las redes sociales más populares del momento: nos da la posibilidad de enviar mensajes cortos y relevantes, así como compartir contenido gráfico o enlaces.

Si tenemos una audiencia fiel, sabemos usar bien los recursos como los hashtags, y adaptarnos a las últimas tendencias del mercado, nuestra estrategia de marketing puede salir muy rentable.
Por otra parte, tenemos otra estrategia bastante funcional, aunque algo desaprovechada: los SMS.

Si, estamos hablando del clásico mensaje de texto que recibiremos en nuestro número de teléfono. En este texto se compartirá información ajustada, incluso hasta enlaces, haciendo del mensaje algo más interesante.
¿Qué es más interesante, una campaña de publicidad por Twitter o a través de mensajes de texto (SMS)? Vamos a estudiar este tema en detalle en los puntos siguientes.

Twitter vs SMS: ¿Quién gana la batalla?

Destino

Si nos ponemos a pensar detenidamente, Twitter y un SMS no es tan diferente. En ambos casos descubriremos que la cantidad de caracteres disponibles es limitado ( a 140 y a 160), los dos comprenden canales de movimiento rápidos, y además, son los más usados a día de hoy.

Las estadísticas nos dicen que enviamos hasta 46 veces más SMS que mensajes a través de la red social.

Una de las principales diferencias entre ambos sistemas es la cantidad de personas que tiene que gestionar la entidad al mismo tiempo: Con un SMS, no hay nadie más, está solo la empresa y el cliente, por lo que podemos estar seguros de que la información va a llegar a su destino y que, por lo menos en la gran mayoría de los casos, va a ser leída.

En cambio, en Twitter, un mensaje (tweet) tiene una vida media aproximada de unos 18 minutos. Es decir que si en ese tiempo no hemos logrado nuestro objetivo, probablemente ese mensaje se perderá para siempre.

Por ello no nos extraña para nada que el 40% de tweets no tengan respuesta. Los datos de comparación con un SMS son abismales; y es que estos tienen una tasa de apertura de un 98% con una tasa de respuesta del 45%; valores nada desdeñables.

Interpretaciones del mensaje

Otra de las diferencias clave entre ambos sistemas son las diferentes interpretaciones que puede tener un mensaje.

Cuando un mensaje es público, como los que se escriben a través de Twitter, tienen una mayor posibilidad de ser malinterpretados, y esto podría llegar a pasar factura a la imagen de la marca.

Además, estamos ya acostumbrados a que las críticas a través de las redes sociales funcionan; por ello, con colgar únicamente el pantallazo de lo que ha contestado el CM en un momento determinado, podemos arruinar la estrategia de marketing que la marca ha estado llevado a cabo durante los últimos días.

Los SMS ayudan a controlar este tipo de situación; cómo son más personales, minimizan el riesgo de una incorrecta interpretación… aunque no siempre, por lo que conviene cuidarlos con mucho mimo.

¿Automatización?

En principio, los dos sistemas se pueden automatizar; es decir, que se pueden programar para mandar mensajes de forma automática, en fechas y horarios específicos. Pero, a la hora de la verdad, Twitter restringe bastante este sistema.

Según sus propias normas, las campañas de respuesta automática se pueden considerar un abuso, por lo que se requerirá de la aprobación de la red social, además de seguir ciertas normas especiales.

A la hora de crear una estrategia de marketing masivo a través de un SMS también hay que seguir ciertas normas pero, por lo general, no son tan restrictivas como las que Twitter nos va a imponer.

Para incrementar el éxito de la campaña de tu empresa, nosotros te recomendamos que combines estrategias en ambos ámbitos, y que inviertas más en lo que mejor te funcione. Con este prueba y error, crearás tu estrategia definitiva.